1. Todas nuestras bibliotecas, incluyendo la Internet, los archivos de acceso abierto (Open Access) y las bibliotecas digitales emergentes, sirven solamente a una pequeña fracción de la humanidad (Arunachalam, 2002). Hay barreras físicas y de distancias. Las bibliotecas se localizan en áreas urbanas y semiurbanas, mientras que una parte importante de la población vive en áreas rurales.
  2. La gente pobre, en su lucha diaria para mantenerse con vida y por mantenerse juntos, no puede pensar en “información” y “bibliotecas” (Arunachalam, 2002). Lo que ellos quieren es la solución a sus críticas situaciones diarias, y las bibliotecas nunca son sus primeras opciones.
  3. La información que nuestras bibliotecas contienen está desactualizada y no es de interés para su uso por parte de los pobres. El enfoque en nuestras bibliotecas se da hacia fuentes de información impresa que contienen tan sólo información de carácter general; la mayoría de dichas publicaciones son revisadas y actualizadas después de periodos largos de tiempo.
  4. La información que atesoramos no puede ser comprendida por los pobres y analfabetas. Aún el habla en que nos comunicamos no puede ser entendida, por ende la información impresa tampoco puede serlo. Esto se debe a que nuestros libros son adquiridos desde la perspectiva de un público educado. Hay barreras de procedimiento, también, tales como requerimientos de afiliación, pago de cuotas, depósitos, etcétera, lo cual hace que nuestras bibliotecas estén fuera del alcance de las personas pobres. La mayor parte de la información contenida en nuestras bibliotecas es irrelevante para las personas pobres. Aunque que se habla mucho de la información en la red contiene material que es útil en países avanzados. Como lo apunta Alfonso Gumucio Dagrón, “el contenido de la Web es 90% irrelevante para las necesidades del 90% de las personas en los países pobres” (Arunachalam, 2002). No extraña por ello que el uso de TICs e Internet, como lo indican los estudios, aún es bajo en las zonas rurales pobres (Sukla y Guatam, 2008).

Estos son los municipios más pobres del estado de Veracruz.

 

 

 

Anuncios