Eres maestro y no te pagan

Trabajas con los chicos,

Renuevo de humanidad

Y no te pagan. No pueden pagarte.

No tienes necesidad. No tienes peso.

Estás en sueños indóciles de adolescentes.

Gritas a todo pulmón, nadie te oye.

Eres como otro desaparecido de Ayotzinapa,

Pero sin titulares, ni ojos públicos.

¿Cómo cubres tu necesidad, maestro?

No puedo ni imaginarlo. ¿De dónde

Te vienen las fuerzas? Tu hacer es invisible.

Lejos, muy lejos, hacia el fondo del tiempo

Alguien escribe, y algunas semillas rompen

En árboles belicosos y floridos

Que a nadie pertenecen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s