Bibliotecas de semillas para la era Trump

Tras cuarenta años o algo así de “libre comercio” -como eufemísticamente se puede denominar a la invasión de los mercados nacionales de productos manufacturados en el extranjero, en detrimento de las economías locales-, con la victoria del candidato republicano Donald Trump, a la presidencia de los Estados Unidos, podría avecinarse un ciclo de mayores restricciones comerciales, o crearse nuevas barreras -no sólo muros o vallas físicos- que dificulten la importación y/o exportación entre México y ese país, de determinados productos agrícolas.

Por lo anterior, bien cabe pensar en acciones locales, como la creación de bibliotecas o bancos de semillas. Existe una miríada de proyectos semejantes en marcha y todos apuntan a algunos de los siguientes beneficios:

  • las bibliotecas de semillas prestan semillas al público en general, a todo el que esté interesado en cultivar los productos agrícolas de dichas semillas
  • los usuarios de las semillas prestadas, se comprometen a devolver semillas nuevas de la misma variedad agrícola, para conservar la capacidad de préstamo de la biblioteca y de producción hortícola o frutícola de la comunidad
  • se protege, estudia y promueve la biodiversidad  vegetal regional y local
  • se evitan altos costos y riesgos ambientales por la introducción de especies de semillas de “alto rendimiento” de empresas como Monsanto, etc. Tómese como un ejemplo del estado actual del comercio de semillas el siguiente Catálogo de lechugas de Seminis – Monsanto España.
  • fortalecer los lazos de comunicación, convivencia y colaboración entre los habitantes de una región, al hacerlos participar como donadores y guardianes de semillas, para crear y/o enriquecer la colección o biblioteca de éstas, que dará vida al servicio
  • una biblioteca de semillas se puede vincular favorablemente con bibliotecas públicas municipales, escolares y académicas, integrando al mismo tiempo proyectos de documentación sobre el medio ambiente, educación ambiental, horticultura urbana, desarrollo sustentable y agroecología, así como para campañas para una mejor alimentación, intercambio de recetas, cocina tradicional y autóctona, etc
  • las bibliotecas de semillas son indispensables si se desea lograr y mantener, en el mediano y largo plazo, la denominada soberanía alimentaria.

Bibliotecas con “bibliotecas de semillas” como parte de su acervo.

Videos

 

 

Otros proyectos

Documentos

“Cada nueva biblioteca de semillas representa un enfoque nuevo, radicalmente descentralizado, para la seguridad alimentaria.
“Aquéllos a la vanguardia de este movimiento, reconocen la importancia revolucionaria de este trabajo. Nadie está demandando ninguna forma de transparencia ni rendición de cuentas a las grandes empresas de semillas. Cada vez más, la única forma que nos quedará para hacer posible algún tipo de soberanía alimentaria, será guardando nuestras propias semillas y compartiéndolas”.

– Ken Greene, bibliotecario y fundador de la Biblioteca de Semillas del Valle de Hudson, Canadá.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s