Tinder: Swipe the Vote

“En la política, forma es fondo”.

Jesús Reyes Heroles

Curiosa es la forma en que se manifiestan entendidos, sobreentendidos y malos entendidos, que se hacen notar, y aún sobresalir, y cómo, en la era de Internet y las redes sociales. Lugares comunes irreflexivos que en lugar de escalar la experiencia humana a nuevas alturas, la encadenan y acomodan al status quo.

“Hay una app para eso…” es el mantra de los milenarios -millenials, dice la red. Nacidos con Internet y a los que se diría que no les falta ni la IP address.

Donde “eso” es cualquier cosa, lo que sea, literalmente. No miento. La tienda de Apple rebasa ya el millón de aplicaciones y la Play Store, o la supera o anda muy cerca.

Pero es llamativo que Tinder (http://www.prnewswire.com/news-releases/tinder-rallies-millions-of-its-users-to-swipe-the-vote-this-presidential-election-year-300239887.html) desarrollara una plataforma para “empatar” los puntos de vista de “cualquier persona” con la “plataforma” política de alguno de los candidatos a la presidencia de los Estados Unidos, para la elección ya próxima. Llamémosle “encuesta de pre-entrada”, o “atínale a tu candidato”, la app parece simplificar mucho las cosas, si eres un analfabeta político, que aquí y allá, más aquí tal vez, los hay.

Quiero señalar algo que me inquieta de Swipe the Vote, por lo que refiero en el epígrafe: forma es fondo.

Y lo haré con una sencilla pregunta: ¿por qué los diseñadores de la aplicación de pareo decidieron que “la izquierda” era para disentir y “la derecha” para consentir a cada una de las frases discriminantes? Forma es fondo. Aun sin conocer las preguntas, cabe advertir que a veces la red de verdad hace sencillo lo que es complejísimo y, por el bien de todos, tal vez no debería. Derecha, aprobar. Izquierda, desaprobar. Igual pudieron usar arriba, o abajo. Es como esos casos en que a una noticia atroz, los usuarios de Facebook califican “Me gusta”. Vamos bien, por lo visto, Pavlov.

Es decir que aún ahí, en ese medio virtual que sin duda atraerá a millones me parece que se “oculta” a la vista de todos, pero se también se expresa veladamente un cliché político.

La izquierda no es puro disentimiento, o sí, si el quid es: o la humanidad o el dinero: ¡claro que la humanidad!

Se disiente obviamente de la explotación, del neoesclavismo financiero, se disiente del saqueo imbécil y consuetudinario de los de por sí cada vez más escasos recursos de la Tierra. Y la derecha no es puro positivismo, que digamos, o sí, si se trata de levantar muros, encoger los hombros o ensanchar el mercado de la guerra, o de la reducción de los derechos del hombre, o del salvajismo iluminado contra la naturaleza. Y a las corridas de toros, que tanto gustan en ciertos circulitos, me remito.

Así que, ¿por que no usar la derecha “para disentir”, y la izquierda “para aprobar”?
Y sólo me refiero a una pequeña cuestión de diseño. Forma es fondo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s