Ideas muy lúcidas aplicables a la codicia imperante, la crematística -que no economía- de los sistemas financieros, la rapiña de particulares y políticos, el secuestro de instituciones, la gran subasta nacional, la desinformación masiva, el desempleo y la pobreza, etc.

 

Anuncios