Leyendo la sentencia abrumadora del Tribunal Permanente de los Pueblos, emitida en fecha reciente, uno no puede más que preguntarse a qué se referirá Enrique Peña Nieto cuando reclama que las protestas recientes parecen encaminadas a desprestigiar, a frenar, “su proyecto de nación”… ¿cuál proyecto?

No vivimos ningún proyecto que no sea el del salinismo con su adhesión al TLCAN, el neoliberalismo, la destrucción del Estado de Bienestar y la conversión de todas las deudas privadas en deudas públicas, el remate de los recursos nacionales, la destrucción de la planta productiva del país, el acoso, persecución y desaparición de la juventud nacional. Por eso debe insistirse en la pregunta: ¿cuál proyecto…?

Anuncios