Los dos huesos de Karam: emergen más contradicciones en la versión de la PGR sobre el caso Ayotzinapa

No tiene desperdicio la columna La ciencia desde el Macuiltépec, titulada “La fabricación política de la verdad“, donde el doctor Manuel Martínez, como muchos otros, resalta contradicciones flagrantes o francas fantasías, que mueven a sospechas inevitables, por las declaraciones del procurador Jesús Murillo Karam, en su conferencia del viernes pasado.

Para no invadir derechos de autor, les invito a leerla y elaborar sus propias conclusiones.

Señala al menos tres o cuatro contradicciones graves:

1. La primera, con respecto a la fecha en que los sicarios hicieron las declaraciones con los detalles de la cremación, etc., y la fecha en que la PGR ya andaba buceando en el río Cocula, buscando algo.

2. La segunda, con respecto a las habilidades forenses de uno de los sicarios declarantes, quien aseguraba que algunos de los estudiantes ya estaban muertos “por asfixia o ahogamiento”, una aseveración que parece más bien un diagnóstico propio de alguien con estudios.

3. La tercera, con respecto a la naturaleza de la pira donde se supone que fueron incinerados los cuerpos. Tanto el que ésta, por sus dimensiones, no se haya salido  de magnitud, llamando la atención, creando una conflagración en todo el basurero, etc., como la duda acerca de cómo alcanzó la temperatura necesaria para lograr los resultados presentados, puesto que todo parece indicar que la conversión a cenizas sucedió en muy poco tiempo -14 horas-, considerando la cantidad de cuerpos.

4. Y cuarta, que la destrucción final de los cuerpos calcinados, y la trituración de huesos quemados, se “realizó a mano” tras la conflagración mágica.

Además, enterarse de lo que dice el Procurador hoy, no hace mucho, de que solamente dos huesos podrían ser  analizados en Austria para determinar si se trata de lo estudiantes normalistas, rebasa todas las expectativas que pudieran tenerse sobre la indolencia y la indulgencia en los avances de investigación de un órgano de procuración de justicia tan importante como el que encabeza: de 43 cuerpos, dos huesos.

A ese paso, el Procurador General de la República pronto podría hacernos dudar, en una declaración próxima: los estudiantes normalistas de Ayotzinapa secuestrados ¿realmente existieron?

La justicia y la ciencia, como búsqueda y descubrimiento de la verdad, tienen que ir de la mano en éste y muchos otros casos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s