Mi voz raza de alto horno

Por Héctor Kaknavatos (1920-2010)

Primero: te quieren inofensiva y que olvides;

y luego una buena amiguita

tierna

prometedora

los infames.

Mi voz raza de alto horno por el lado

abierto del gato montés, por la subida

de las nueve cuerdas del látigo

y el sol una serpiente en el alambre.

No olvides: escúpeles.

Que esperen a que te apague con agua

o de acuerdo con la receta de antiguos

griegos de Siria

que esperen los infames.

* * *

Esta poesía, aparecida en la versión 1023 de La Jornada Semanal, el pasado 12 de octubre de 2014, venía insistentemente a mi recuerdo, al leer sobre las atrocidades cometidas por agentes del estado, en Iguala, Guerrero, sobre la persona del estudiante normalista de Ayotzinapa, Julio César Mondragón, atrocidades demasiado infames para mencionarlas ahora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s