2014: el neoliberalismo ecocida y genocida campea en México

En el “río revuelto” de las reformas energética, financiera, educativa, de telecomunicaciones, los “pescadores” internacionales y nacionales están haciendo ganancias a destajo, destruyendo ecosistemas, imponiendo rasgos de negocio a la educación, socavando derechos humanos básicos, expoliando en suma al país.

¿Cómo terminaremos 2014?

No se ve por ningún lado la luz al final de este túnel tenebroso de reformas que conducen al “nuevo México”, que más bien parece una re-edición malograda del porfiriato, y una viciosa venganza de los poderes colonialistas que, en su momento, enfrentaron el cura Hidalgo, el padre Morelos, y el presidente indígena don Benito Juárez.

Hoy se tiene la fuerte impresión de estar de regreso en las épocas en que los esclavos-asalariados tenían que doblar la cerviz ante los decretos de sus amos, cómo se aprecia en el estado de Veracruz, ante la reforma legal que pone en entredicho el derecho a una pensión digna para los trabajadores que ya entregaron su esfuerzo y su vida a mantener en movimiento la economía estatal y nacional.

Los derrames petroleros, o de sustancias tóxicas, que diezman ecosistemas enteros en varios puntos de la república, por otra parte, son una muestra de lo que sobrevendrá cuando entren en plenitud las reformas aprobadas, generando condiciones prácticamente de total impunidad para las empresas locales y extranjeras que destruyan el entorno en búsqueda de ganancias, por más que la legislación ambiental cuente con procedimientos para sancionar a las empresas responsables de daños al ambiente. Sabemos que la corrupción -ese mal endémico de nuestro país- impedirá que se apliquen sanciones, como si aquí no pasara nada.

Presenciamos por doquier, a todas horas, el debilitamiento de nuestra soberanía nacional, el atropellamiento de derechos humanos, la destrucción del tejido social y el ataque incesante, por parte de poderes económicos aviesos, en busca de más riqueza, que toman ventaja de la fragilidad económica, social, cultural y política de nuestra patria.

Ya nadie parece recordar en los niveles superiores de la educación y la cultura, la imagen de Atenea promakos, la ciencia en defensa de la patria, que inspiró el surgimiento de la universidad pública, si se considera como modelo de la misma, a la Universidad Nacional -hoy UNAM- que fundó, en 1912, el entonces secretario de instrucción pública y bellas artes, don Justo Sierra, cuyo discurso compartimos con ustedes como corolario que ilumina estas modestas reflexiones.

Justo Sierra (1912). Discurso de inauguración de la Universidad Nacional. Vía: http://www.100.unam.mx

 

Un comentario en “2014: el neoliberalismo ecocida y genocida campea en México

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s