De WikiLeaks, Túnez, Egipto y Carmen Aristegui

Una de las definiciones de información considera que ésta es la expresión de una diferencia. Una hoja blanca a la que alguien ha agregado un punto en el centro, constituye un ejemplo mínimo, elemental, de información. Toda información tiene, siguiendo dicho ejemplo, un frente o foco y un fondo. Información compleja puede tener múltiples focos y múltiples fondos. Puede entenderse el fondo de la información como el contexto.
A los despropósitos de la diplomacia estadounidense y los gobiernos de distintas latitudes, revelados a cuenta gotas por WikiLeaks, están sucediendo acontecimientos que empiezan a adquirir trascendencia global. Basta con mirar el Medio Oriente: Túnez y Egipto.
Así como la revelación de los cables de las embajadas estadounidenses por todo el mundo, suscitó una reacción defensiva desmesurada, procurando el descrédito, el aislamiento y la extinción de la fuente, ahora mismo el gobierno de ese país, los Estados Unidos, está entrampado ante la mirada mundial, en un doble discurso que pide por un lado “que se haga la voluntad del pueblo egipcio”, pero que busca a la vez tripular la transición del pueblo egipcio “hacia la democracia” .
Como un reguero de pólvora se esparció por Medio Oriente, y algunos advierten que pronto también por Latinoamerica, el ejemplo del uso civil de las redes sociales, entre ellas de FaceBook y Twitter, para dar cuerpo a formas organizadas de descontento social. Y es que la estulticia y el cinismo que campea en las más altas esferas gubernamentales, financieras y empresariales, que sacrifican por doquier millones de vidas humanas en el altar neoliberal del dinero, va cobrando -si eso es posible- tintes cada vez más siniestros.
Silenciar Internet o acallar periodistas son las nuevas formas de un oscurantismo redivivo que presiente, sin embargo, las luces del alba de la sociedad de la información y el conocimiento.
Mientras Hosni Mubarak se dio el lujo de permitir, a la policía y ejército egipcios, destruir cámaras y golpear periodistas para silenciar la insurrección civil egipcia, en nuestro país, el lanzar una pregunta le costó su trabajo, en la cadena de radio MVS, a Carmen Aristegui.

Actualización: A partir de hoy, 21 de febrero de 2011, la connotada periodista Carmen Aristegui regresa a MVS Noticias, tras una amplia movilización física y virtual de ciudadanos que vieron en su despido, días atrás, una acción que atentaba contra el derecho a la información.

Anuncios

Un comentario en “De WikiLeaks, Túnez, Egipto y Carmen Aristegui

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s