Una noticia fascinante, publicada este día, viene a reforzar la creencia de que leer es uno de los mecanismos más importantes para desarrollarnos como seres humanos. Hasta donde sabemos, no existe la lectura fuera de la que realizamos los miembros de la especie humana. Tal vez es una forma elemental de lectura el reconocimiento de huellas que realizan algunos depredadores, pero nosotros leemos aún cuando no estamos cazando.
“Leer provoca que el cerebro adapte y utilice para la lectura, regiones destinadas a otras funciones”, es la fascinante conclusión de Laurent Cohen y Stanislas Dehaene, del Instituto Nacional de la Salud y de la Investigación Médica de Francia (INSERM), autores de la publicación de los resultados de investigación en la revista Science.

Anuncios